Alternativas para el tratamiento de las fracturas complejas de pilón tibial.


Las fracturas de pilón tibial representan una de las fracturas más graves, no sólo por la complejidad de su tratamiento, sino también por las importantes secuelas que pueden originar. Además de que un importante porcentaje de éstas son abiertas o con importante afectación de partes blandas, lo que difi culta aún más su tratamiento.


Las fracturas de pilón tibial representan entre 3 y 10% de todas las fracturas de la extremidad inferior. Se trata de un tipo de fracturas donde la conminución y la destrucción articular son características habituales, que junto al frecuente sufrimiento de las partes blandas, condiciona para que se trate de un tipo de fractura temible para el cirujano ortopédico, no sólo por la complejidad de su tratamiento sino también por las importantes secuelas que puede originar.

La estabilización inicial de la fractura con un fijador externo o con tracción transesquelética facilita el tratamiento de las partes blandas cuando éstas están severamente afectadas. El tratamiento quirúrgico incluye la fijación interna con placas y tornillos, que se puede realizar de forma precoz o diferida y la fijación externa. Ambas técnicas realizadas de forma consecutiva representan los mejores resultados a largo plazo para la mayoría de los autores. 

En relación con el tratamiento, estas fracturas suponen un dilema para el cirujano ortopédico, pues no existe consenso en relación al tratamiento ideal. De esta forma, el planteamiento inicial de que la reconstrucción anatómica de la superficie articular era indispensable para obtener un buen resultado funcional, es difícil de cumplir sin comprometer la viabilidad de las partes blandas. Existen numerosos artículos acerca de las complicaciones de la reducción abierta y osteosíntesis precoz de estas fracturas. La incidencia puede alcanzar las infecciones superficiales o profundas de entre 6 y 55% y entre 14 y 27% para las complicaciones cutáneas.


fracturas de pilón tibial a5f6


Argüelles-Linares F,* Mifsut-Miedes D,* Gil-Albarova R** Hospital Clínico Universitario de Valencia

Acta Ortopédica Mexicana 2014; 28(5): Sep.-Oct: 291-296


FUENTE: http://www.medigraphic.com/pdfs/ortope/or-2014/or145e.pdf

LEER ARTÍCULO COMPLETO.