Tratamiento quirúrgico de la luxación acromioclavicular aguda.

La articulación acromioclavicular es una artrodia compuesta de un menisco fibrocartilaginoso rodeada de una delgada cápsula que previene su desplazamiento horizontal. Se encuentra reforzada por los ligamentos acromioclaviculares: anterior, posterior, superior e inferior. El deltoides y el trapecio forman la fascia deltotrapezoidal, que provee una estabilización pasiva de la clavícula lateral.


Hay dos ligamentos coracoclaviculares: el conoide, cuya punta se inserta en la porción posteromedial de la base de la apófisis coracoides y su base se inserta a 46 mm de la articulación acromioclavicular en la región posterior de la clavícula y el trapezoide, que se origina en la apófisis coracoides anterior y lateral a la inserción del conoide y se extiende en sentido superior a 26 mm de la articulación acromioclavicular en la región anterior de la clavícula. Fukuda reportó que ambos evitan la migración superior en 89% (fuerza: 598N) y dan resistencia en el plano anteroposterior en 68% de la clavícula (fuerza 338N). El espacio acromioclavicular normal es máximo de 6 mm. El intervalo coracoclavicular normal es de 1.1 a 1.3 cm, aproximadamente.

La lesión puede ser causada por una fuerza directa — cuando el paciente golpea en la región superolateral del hombro con el brazo en aducción, siendo la más frecuente— o por fuerza indirecta —provocado por una caída sobre el brazo en aducción, creando una fuerza que se dirige en sentido superior— y un último mecanismo, cuando se aplica una fuerza indirecta en la articulación acromioclavicular al ejercer tracción a través de la extremidad superior.

Con el paciente colocado en silla de playa, se utilizó anestesia general en todos los casos. Se realizó una incisión en «sable» desde el ángulo posterior del acromion dirigido al proceso coracoideo. Se disecó el tejido subcutáneo y se incidió de forma longitudinal el rafe deltotrapezial para poder visualizar la clavícula, la base del proceso coracoideo, la articulación acromioclavicular y el acromion. Se disecó de forma roma la base del acromion y, con ayuda de una pinza de Satinsky, se pasaron por debajo de la coracoides las cuatro suturas.

articulación acromioclavicular

El uso de técnicas que permitan la reconstrucción anatómica de los ligamentos coracoclaviculares es cada vez más popular tanto de manera abierta como artroscópica. La técnica abierta descrita en este trabajo es reproducible, sin presentar en el corto plazo osteolisis o pérdida de la reducción asociada al uso de las suturas.


                                                                                                   González-Erreguín V,* Morales-Villanueva J** Hospital General Xoco                                                                                                         Acta Ortopédica Mexicana 2015; 29(4): Jul.-Ago: 203-206

FUENTE: http://www.medigraphic.com/pdfs/ortope/or-2015/or154a.pdf

LEER ARTÍCULO COMPLETO.