Reporte de un caso. Reducción cerrada de la articulación sacroilíaca y reconstrucción acetabular en un paciente pediátrico con fractura inestable de pelvis.

Las lesiones pélvicas  severas por alta energía en pacientes pediátricos son raras, y más, asociadas con fracturas acetabulares, siendo lesiones que ponen en riesgo la vida del niño.


Las fracturas de acetábulo son raras en la población infantil; cuentan con menos de 1% de los ingresos hospitalarios en pacientes pediátricos. Comúnmente, están asociadas con lesiones graves que comprometen la vida del individuo; entre ellas, las más comunes reportadas en la literatura son trauma craneal, trauma de tórax y abdominal; los órganos más afectados son el hígado, páncreas y el aparato genitourinario.

Otras lesiones graves, como el hematoma retroperitoneal y la lesión vascular, son poco frecuentes, pero pueden ser mortales. Estas fracturas implican un trauma de alta energía; el mecanismo más común de presentación es por accidentes automovilísticos, atropellamientos o caídas de gran altura.

Tal y como se menciona en la literatura, la baja incidencia de las fracturas inestables de pelvis en niños es debida a tres factores:

1) elasticidad articular;

2) grosor del cartílago 

3) la resistencia de los ligamentos; todo esto en comparación con el adulto.

En población pediátrica, una fractura de acetábulo con lesión del cartílago trirradiado puede alterar el crecimiento del acetábulo, resultando en una displasia acetabular secundaria con alto riesgo de progresar a una osteoartritis temprana.

fracturas de acetábulo

El objetivo primario en el manejo quirúrgico de fracturas de acetábulo es reducir y contener la cabeza femoral. Las radiografías simples son un recurso básico y fundamental para realizar el diagnóstico; no hay que olvidar que al momento de planear el evento quirúrgico, una TAC simple y de reconstrucción nos permite determinar mejor el grado de desplazamiento y los fragmentos intraarticulares, y entender la personalidad de la fractura para poder realizar una osteosíntesis definitiva adecuada.

El diagnóstico de una fractura de acetábulo Torode y Zieg IVd es una indicación absoluta de manejo quirúrgico. La atención multidisciplinaria es esencial para preservar la vida de los sujetos con lesiones de pelvis inestable.

Se presenta el caso de un individuo pediátrico con diagnóstico de fractura de pelvis Torode y Zieg tipo IVd con datos clínicos y radiográficos revisados retrospectivamente.

Nieto-Lucio L, Camarillo-Martínez A, Camacho-González S, Ceja-Picazo SU, Pérez-Atanasio JM

UMAE «Victorio de la Fuente Narváez» IMSS. México, D.F.

Acta Ortopédica Mexicana 2015; 29(6): Nov.-Dic: 323-327

http://www.medigraphic.com/pdfs/ortope/or-2015/or156i.pdf

LEER ARTÍCULO COMPLETO