Utilización de la miniplaca doble acodada y acetabuloplastia tipo Michel-Salmon como alternativa en pacientes mayores de 4 años con displasia del desarrollo de la cadera

La displasia del desarrollo de cadera es una patología prevalente en nuestro medio que ha sufrido modificaciones variables en cuanto al tratamiento, dependiendo de la edad de los pacientes.


La displasia del desarrollo de la cadera es un conjunto de anormalidades anatómicas de la cadera en que la cabeza femoral tiene una relación anormal con el acetábulo, es el desorden de desarrollo del sistema locomotor más frecuente, la mayoría de los estudios reportan una incidencia de 1-34 casos por cada 1,000 nacidos vivos, estas diferencias pueden relacionarse con diferentes métodos de diagnóstico y tiempo de la evaluación, ya que si no se trata esta entidad tempranamente, las secuelas son más severas en un futuro.

Algunos factores de riesgo incluyen:

  1. Primogénito,
  2. Sexo femenino,
  3. Antecedentes familiares,
  4. Presentación pélvica,
  5. Oligohidramnios.

displasia

La etiología es multifactorial. Hay un número de factores predisponentes:  laxitud ligamentaria, presentación pélvica, posición postnatal y displasia acetabular primaria.

El objetivo del presente trabajo fue valorar la perspectiva y los resultados de una nueva modalidad de tratamiento quirúrgico de la displasia del desarrollo de la cadera en pacientes mayores de cuatro años.

Así que, el procedimiento quirúrgico realizado a los pacientes consistió en acetabuloplastia de repisa tipo Michel-Salmon. Se colocó un injerto autólogo de cresta iliaca por encima de la espina iliaca anteroinferior; dicho injerto se fijó con dos clavos de Kirchner de 0.062 mm, con interposición de cápsula articular entre la repisa y la cabeza femoral y dicha repisa consolidó en un 70% su sitio de inserción y en el 30% restante, dicho injerto de hueso se reabsorbió, así como también se practicó osteotomía intertrocantérica varo-valguizante y desrotadora.

El seguimiento de los pacientes después del postoperatorio se hizo cada dos meses y medio durante los primeros seis meses y, en el tiempo restante, se realizó cada seis meses hasta el momento actual.

Los criterios de inclusión fueron todos aquellos pacientes con caderas multimanejadas previamente7 y que obtuvieron resultados desfavorables, así como caderas vírgenes sin tratamiento previo (cuatro caderas vírgenes y nueve caderas multitratadas), todos mayores de 4 años de edad. Los criterios de exclusión fueron todas las caderas paralíticas y teratológicas, así como también las secuelas de Legg-Calvé-Perthes (idiopático) y caderas infectadas.

displasia

CONCLUSIONES

La displasia del desarrollo de cadera es un padecimiento muy frecuente que en la actualidad se considera como un problema de salud pública, por lo que creemos que para obtener excelentes y buenos resultados debemos manejar a los pacientes con esta entidad nosológica desde el momento mismo del nacimiento hasta el primer año de vida, ya que en caso contrario los pacientes se deberán someter a múltiples intervenciones quirúrgicas para lograr correcciones buenas, regulares o malas, dependiendo del retraso en el diagnóstico y tratamiento.

Dr. Miguel Olalde Hernández,* Dr. Jaime Milán Nava,* Itzel Díaz Mendoza,** Ivonne Corona Gómez,** Mayra Aguado Arteaga**

Hospital Infantil de Morelia «Eva Sámano de López Mateos».

http://www.medigraphic.com/pdfs/opediatria/op-2014/op141f.pdf

LEER ARTÍCULO COMPLETO